"Renacientes", "¿Por qué la Guerra?" y "Soledad" son canciones creadas por los jóvenes y adolescentes del Centro de atención especializada “Juan Andrés Palacios Asprilla” en colaboración con el colectivo De-Mentes Conscientes. Estas canciones buscan ser un canal de expresión para que jóvenes en contextos de guerra y violencias puedan narrar sus experiencias de vida, sus sentires y sus deseos de futuro. Las verdades consignadas en estas canciones de hip-hop  reflejan el peso del racismo estructural, el adultocentrismo, y la exclusión que se anclan en los lugares que han convertido en márgenes de la nación. Aunque las duras realidades a las que se enfrentan los y las jóvenes de Quibdó no son asuntos nuevos, ignorarlas se ha vuelto imposible y hoy en día resulta urgente poder mirarlas de frente. Como sociedad nos corresponde ponernos a la altura de los reclamos que hace la juventud cansada de ver morir a amigos y familiares en medio de las disputas territoriales y las fronteras invisibles. 

En un reflejo vivo de las experiencias en las calles de Quibdó y de los adolescentes y jóvenes que participaron en su creación. Además, refleja los sentires de ellos mismos, sus madres y familiares para quienes las heridas y cicatrices del conflicto atraviesan sus cuerpos y su cotidianidad. Sin embargo, este rap habla también de los sueños y expectativas de los compositores para sus vidas.

Esta canción expresa el sentimiento de abandono, y desarraigo de muchos jóvenes que han vivido el conflicto. Lo que parece una canción de amor, es en realidad la expresión de las consecuencias emocionales de una vida de continua estigmatización por su familias, su barrio, la institucionalidad, y toda la sociedad. 

Es un llamado a entender la necesidad de la sanación y el cuidado para la no repetición. 

En este tema los jóvenes cuestionan al país cuando preguntan “¿por qué la guerra y la mentira? , ¿por qué hay entrada y no salida?”. Esta pregunta nos lleva a reflexionar como sociedad, a preguntarnos por las causas estructurales de los espirales de violencia, y ligado a esto, el lugar que se está dando a niños, adolescentes y jóvenes, ¿son garantes de derechos? ¿Hay posibilidades de un presente y futuro digno?; Este rap nos invita a pensar en los caminos hacia la no repetición; en la responsabilidad colectiva para la transformación del país y la construcción de paz territorial con justicia social.